PREVENIR EL ACOSO ESCOLAR

La prevención del Acoso Escolar tiene un punto de partida fundamental: admitir la posibilidad que puede ocurrir.

Cuando una institución educativa se considera inmune a incidentes de Acoso Escolar, es cuando mayor riesgo tiene que ocurra, que ejerza sus efectos nocivos sobre víctimas y victimarios, que deteriore la convivencia en la Comunidad Educativa, etc.

Luego de ello hay dos puntos adicionales de trabajo:

a) El empoderamiento de los testigos ayudándoles a vencer el miedo de la denuncia; explicándoles que no es chisme y tampoco muestra de debilidad sino un acto que requiere fortaleza y determinación (pero que debe conservarse en el anonimato)

b) Entender que tanto acosador como acosado son víctimas y requieren ayuda oportuna, en distintos niveles pero ambos necesitan apoyo.

La escuela se enriquece con la aceptación de las diferencias, con ayudar a sentirnos complementados por otros y mantener la presencia (no vigilante sino acompañante) de los profesores y autoridades.

IMG_8221_FotorEs mi opinión que una escuela muy propensa a presentar incidentes de Acoso Escolar es aquella en la que el director permanece enclaustrado en su ofician, alejado del lugar de convivencia del resto de la comunidad educativa.

Anuncios

¿QUIÉN DEBE DAR FORMALMENTE EL DIAGNÓSTICO DE AUTISMO?

¿Quién debe dar el diagnóstico de Autismo?

Depende de para qué se requiere este diagnóstico.
La formulación de diagnósticos clínicos es una facultad de ciertos profesionales:
a) Médicos
b) Psicólogos
c) Psicopedagogos.
Es decir, que al estar en posesión de la titulación respectiva, se está facultado para la formulación y certificación de diagnósticos de manera oficial.
En algunos casos (temas de seguro, por ejemplo) se requiere que sea un médico quien lo certifique.

Ahora bien, el estar formalmente acreditado para diagnosticar Autismo no quiere decir que se esté “capacitado” para ello. Esto parece una contradicción a lo que anteriormente anote; no es que parezca, de hecho lo es.
En este caso, como en otros, la titulación no implica el conocimiento necesario que indique estar capacitado para reconocer a la persona con Autismo y diferenciarlo de otros diagnósticos similares, además de reconocer sus posibles comorbilidades.

¿Quién debería entonces dar el diagnóstico de Autismo?
Respuesta: el que sabe de autismo.

Este es un tema serio, muchas veces hemos visto la incertidumbre que puede generar a “expertos” ciertos patrones de conducta de quienes le consultan. No es tema fácil trabajar con conducta y aprendizaje del ser humano.
¿Cuánta incertidumbre tendrá quien no tiene la suficiente formación o experiencia para formular este diagnóstico?

¿Y solo eso basta?
No. En el diagnóstico de Autismo se cumple el dicho “una sola golondrina no hace verano”. Es un diagnóstico multidisciplinar, si bien un solo profesional lo puede formular, la valoración completa de la persona con Autismo es desde muchas perspectivas.

Pues no se si me he enredado en la explicación que he intentado dar. Pero les dejo un artículo en el que abordo este tema.

¿QUÉ PRUEBAS SON INDISPENSABLES PARA EL DIAGNÓSTICO DE AUTISMO?

Respuesta: ninguna.
Esto es probable que no agrade a algunos, pero es la realidad.

El Autismo es un diagnóstico clínico, no depende de pruebas de ningún tipo. Se requiere observar detenidamente, colectar buena historia clínica e interactuar con la persona más de una vez y obtener información de distintos contextos.

Cualquier prueba es complementaria o lo que se quiera pasar. Y cualquier prueba de laboratorio o de imagen es complementaria dependiendo de los hallazgos de la historia y exploración.

Está bien, es muy bueno, apoyar el diagnóstico con algunas herramientas, pero eso no quita que el diagnóstico no depende de ellas. Se hacen las pruebas porque ya se tiene el diagnóstico o al menos la sospecha muy fuerte. No se hacen pruebas para ver qué sale o si sale.

Ahora bien, esto que he escrito no es excusa para dejar de evaluar detenidamente al paciente con Autismo. Es nuestro deber y lo merece.

NO HAY EN AUTISMO TRATAMIENTO POR PROTOCOLO.

Cada persona con Autismo es cada persona con Autismo. La tendencia a generalizar o a tomar modelos me parece que no es válido en esta condición. La individualidad o exclusividad es la nota sobresaliente. Si bien, hay algunas características generales estas no alcanzan a definir la totalidad de la persona.
Modelos absolutos no hay. Podemos leer la historia de otros, tomar ideas, ver qué nos sirve y que no, pero hacer exactamente lo mismo que otros hicieron es un error cuando de intervención en personas con autismo se trata.