VERNOS

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE VERNOS? ¿POR QUÉ ES IMPORTANTE PRESTAR ATENCIÓN Y DESARROLLAR EL FUNCIONAMIENTO EJECUTIVO?
Vernos es un elemento básico de comunicación y, como consecuencia, de socialización. El contacto visual, el interés por el rostro humano enfocado, principalmente, en el área de los ojos aparece muy temprano en la vida (Orellana C, 2018); desde las primeras horas después del parto, todo niño sano o estable, es capaz de sostener la mirada por unos breves segundos y de interesarse por el rostro humano de manera preferente a cualquier otra imagen que se le presente. Y como resultado de ese contacto visual aparece otro elemento: la imitación que permite muchos aprendizajes. Ese contacto visual va progresando y ampliándose en el tiempo, de hecho, su ausencia o inefectividad resulta ser un signo de alarma importante que requiere atención. Vernos es elemental para interactuar. Vernos permite explorar y tratar de descubrir sus pensamientos, intenciones (teoría de la mente), reconocer la intencionalidad de sus movimientos (neuronas en espejo) y adecuar nuestro discurso e interacción a su respuesta gestual, postural, emocional (empatía). Resulta, desde esta perspectiva, importante aprender a vernos y enseñar a vernos. Vernos es indispensable para comunicarnos efectivamente. Estamos diseñados para compartir la mirada e intercambiar información importante por medio de ella.
Vernos abre las puertas a atendernos, a prestar atención y sostener esa atención en el otro. Esa experiencia atencional luego puede traducirse a otros aspectos de la vida, especialmente de la vida académica. Una vez que nos vemos, con todos los mecanismos que activa, y de prestarnos atención, comenzamos a regular nuestra conducta e inhibir respuestas, es decir a autorregularnos. Es por ello que considero que el punto de partida para el desarrollo del funcionamiento ejecutivo o al menos un elemento fundamental en ese desarrollo es el intercambio sostenido y comunicante de miradas.
Sin contacto visual con el otro no hay atención al otro, sin ello no hay empatía, no hay aceptación de su realidad y su ser con adaptación de nuestras respuestas o capacidad para ubicarnos en su posición. Sin todo eso la comunicación o no existe o es deficiente (podría no llamarse comunicación).
Las prisas de la sociedad actual nos conducen a desentendernos de muchos aspectos indispensables para la convivencia, para funcionar armoniosamente en la colectividad. No nos vemos y luego no nos escuchamos. Muy comunicados supuestamente, pero en realidad profundamente aislados, no atendemos a los reclamos de nuestra naturaleza por la interacción real con los otros: vernos, escucharnos, tener contacto físico, etc. Estando al lado podemos resultar siendo seres distantes, con muros infranqueables a nuestro alrededor, aislados de los otros, ensimismados, incapaces de abrirnos a las maravillosas dimensiones con las que otros pueden enriquecer nuestra vida y ese enriquecimiento comienza con verlos.
Enseñar a vernos lo considero como la llave que abre la puerta a la inclusión, término del cual tenemos que hablar en esta sociedad porque es excluyente. Vernos permite descubrir la realidad de los otros y ubicarnos en su posición, es el primer signo de acogida del otro (aunque también puede ser el primer signo de rechazo), la apertura a una interacción que supere elementos complejos del aula consecuencias de la diversidad que la caracteriza en nuestra época. El profesor debe ver a sus alumnos, sus alumnos deben ver al profesor y todos verse entre sí, un acto motriz-social que es necesario desarrollar, nuestra naturaleza nos lleva a hacerlo, pero la dinámica social actual lo bloquean, provocando la discapacidad adquirida de ver a los otros con todas sus consecuencias sociales.

LA APLICACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE LA ASIGNATURA A LA DINÁMICA COMPLEJA DEL AULA DE HOY.
El aula de hoy es un ambiente complejo por su heterogeneidad: racial, cultural, religiosa, económica, de discapacidad, etc. No son ambientes tan homogéneos como en el pasado. La migración y diversos fenómenos sociales han contribuido a esta diversidad compleja y maravillosa a la vez. Abordar la vida dentro del salón de clases requiere de docentes bien preparados para las contingencias que pueden presentarse, de formación sólida que les permita tener una mente abierta a la diversidad. En este sentido la asignatura hace un énfasis importante en el tema de la formación de los futuros profesores y la formación continua de aquellos que están en ejercicio.
Es desde el primer contacto con la formación como profesor, que el futuro docente tiene que vislumbrar la retadora y enriquecedora complejidad social del salón de clases que, más adelante, le será asignado. Hay aprendizajes que deben suceder y desarrollarse, uno de ellos es el que he tomado como núcleo de este comentario: el contacto visual.

LA EXPERIENCIA DEL AULA VERDARAMENTE INCLUSIVA NO PARTE DE PROGRAMAS CURRICULARES SINO DE LA ACEPTACIÓN: TODOS CONTRIBUIMOS AL ENRIQUECIMIENTO DE TODOS.
Laboro en una institución educativa en la que se trata de manejar un concepto: “más que un colegio, una familia”. No se pretende substituir a la familia, en ningún caso, sino ser una prolongación de la misma. La familia forma y educa, la familia protege, la familia corrige, la familia apoya, etc. Es una institución en la que buscamos que los estudiantes, docentes, personal administrativo y padres se sientan valorados, queridos, apoyados e importantes, como elementos insustituibles que agregan valor a la comunidad educativa en general. Todos somos mejores por la influencia positiva de todos.
La inclusión no solamente se refiere a la adecuación de contenidos curriculares, ese es su aspecto formal, la inclusión es compartir todos los aspectos de la dinámica de una comunidad escolar. No es aceptación, sino la natural y lógica pertenencia por el simple hecho de ser “persona” independientemente de las particularidades de cada uno, porque son aspectos accidentales de una esencia que resulta ser la causa real de la inclusión: el hecho de ser humanos. Y ese compartir, incluye entre la diversidad de elementos, el vernos, prestarnos atención y regular efectivamente nuestras respuestas conductuales.

¿Y si no puedes ver?IMG_9932_Fotor

Anuncios

IMG_9039_Fotor

Córdoba y el Río Guadalquivir.

IMG_9050_Fotor

Entrada del campo de la Feria en Córdoba.

IMG_8797_Fotor

Campanario de la Mezquita-Catedral de Córdoba.

TDAH: padres en desacuerdo con la evaluación y la sospecha diagnóstica

Las autoridades escolares y los profesionales tratantes pueden toparse con una situación que dificulta, de manera significativa, el diagnóstico y abordaje de pacientes con TDAH: el desacuerdo de los padres. Es importante analizar la diversidad de factores que puedan estar involucrados por dos razones: para aprender y evitarlos en oportunidades futuras, para ayudar a los padres a solventar las dificultades que ellos observan.

Poca investigación se ha realizado en relación al desacuerdo de los padres con la evaluación, el diagnóstico y la intervención. En el esquema que anoto a continuación resumimos algunos de los motivos que con mayor frecuencia considero pueden verse relacionados, analizaremos este tema desde la perspectiva de un centro escolar y no de un consultorio (médico, psicológico, psicopedagógico, etc.)

DIAGRAMA 1_TDAH.jpg

Para la escuela un niño con TDAH impone ciertas demandas que requieren ser cumplidas, dentro de la medida de lo posible (e incluso más allá de ello). Explorar las razones de dificultades académicas, sociales y conductuales observadas es prioritario para la implementación de esos apoyos que el estudiante requiere; disponer de diagnóstico o de un perfil de funcionamiento general es de gran ayuda para ese propósito y por ello la escuela recurre a consultas con profesionales de distintas áreas a fin de contar con datos que orienten el proceso de intervención dentro de la escuela. Adicionalmente algunas formas (formularios) escolares para la gestión de acomodaciones, adecuaciones curriculares, profesores adicionales u otro tipo de apoyo requieren de la anotación de un diagnóstico o diagnóstico codificado.

DIAGRAMA%202_TDAH.jpg

DIAGRAMA 3_TDAH.jpg

LA COMUNICACIÓN INICIAL ES DETERMINANTE

Toda información que pueda ser percibida como desestabilizadora o que implique replantear la vida familiar presente o futura, entra dentro del concepto de `mala noticia`. Aunque el nombre no es muy afortunado y es una traducción literal del inglés, si nos sirve para orientarnos en el proceso de comunicar la información de manera apropiada para evitar afectar a los padres y el equilibrio o la dinámica interna de sus familias.
Cuando comunicamos la necesidad de evaluar a un estudiante de nuestra institución educativa por la sospecha diagnóstica de TDAH, podemos toparnos con las siguientes situaciones:

1. Los padres ya lo sospechaban pero de todas formas les pone intranquilos

2. Los padres no lo sospechaban en absoluto y les toma por sorpresa

3. Los padres observaban algunas conductas pero no sospechaban el TDAH, la información les ayuda a organizar sus ideas y pensamientos

4. Los padres ya lo sabían porque tenían un diagnóstico previo que habían mantenido en secreto para la escuela
5. Otras

Con cualquiera de las posibilidades en las que se ubiquen los padres de familia la forma en la que se comunique la información es determinante para que se forme el equipo de trabajo, se adhieran a las recomendaciones y se ayude a su hijo a salir adelante. La negativa de los padres al diagnóstico, a la evaluación y al abordaje muchas veces es la reacción natural y lógica a información proporcionada de manera no empática, poco documentada o ambigua.
¿Cómo preparar el ambiente para que la comunicación sea efectiva? El esquema que anoto muestra, de manera muy general, el proceso de proporcionar la información:

DIAGRAMA 4_TDAH.jpg

La escuela no es la encargada de formular diagnósticos concretos, esto no suele ser bien recibido por muchos padres incluso cuando la institución dispone de psicólogos o psicopedagogos dentro de su personal. Es mejor aportar información y que el diagnóstico sea formulado por un profesional externo.

EL ACUERDO ENTRE ADULTOS ES PARTE DEL ÉXITO

Los más perjudicados por la falta de comunicación o comunicación inadecuada entre adultos (padres, profesores y autoridades escolares) son los estudiantes. Los padres, por lo general, estarán de acuerdo cuando lo que se evidencia es interés real de ayudar a sus hijos y apoyarles a ellos en la tarea educativa. En realidad son los padres los primeros responsables de la educación de sus hijos, la escuela es subsidiaria en esto.

Los padres bien informados se convierten en los primeros interesados en colaborar con el proceso de evaluación y diagnóstico. Pero no podemos dejar de tomar en cuenta que puede ser difícil de asimilar para ellos y necesiten tiempo de acompañamiento, ayudarles a resolver sus temores, dudas o preocupaciones.

Cuando se logra el acuerdo entre adultos y cada uno asume el papel que le corresponde desempeñar en este proceso, el asunto está bien encaminado. Los beneficios para el estudiante comenzarán a sentirse desde ese momento.

EVITAR LOS MAESTROS NEGATIVOS

Hay maestros dedicados, optimistas, que siempre encuentran la solución a cualquier conflicto o dificultad que se presente. Desafortunadamente también existen los maestros que de todo se quejan, poco creativos, sin iniciativa o poco dispuestos a esforzarse un poco más; estos profesores deben ser evitados como fuente de información. El impacto del profesor negativo es muy perjudicial en este proceso y en cualquier proceso de la escuela, este tipo de profesores son los menos pero hacen mucho ruido, la mayoría de profesores realiza un trabajo ejemplar que impacto positivamente en sus estudiantes.

Los profesionales que se hacen cargo de la evaluación y diagnóstico suelen enviar formularios, test, cuestionarios, etc. estos es conveniente que sean completados por profesores muy objetivos, que conozcan bien al estudiante e interactúen con él preferentemente a diario, mucho mejor si se hace un balance entre los profesores de las asignaturas en las que el rendimiento es más bajo y los profesores en cuyas asignaturas el estudiante tiene mejor rendimiento.

¿Y SI LOS PADRES PERMANECEN ABIERTAMENTE OPUESTOS A EVALUARLE?

En este caso debe mantenerse la cordialidad de la comunicación pero entregarles una copia del informe que se trasladará a autoridades superiores a fin de tener registro del intercambio de información. Hacer del conocimiento de los padres las dificultades que se están observando y los límites que tienen los apoyos que internamente se pueden ofrecer. En algunos países la gestión de acomodaciones y adecuaciones curriculares oficiales queda sujeta a un diagnóstico, si este no se dispone entonces estas ayudas no pueden implementarse de manera oficial.

Por difícil que resulte para la autoridad escolar y los profesores, la decisión de los padres merece nuestro respeto, la oferta de apoyo debe mantenerse abierta siempre.

Las probabilidades que los padres se nieguen a aceptar las sugerencias del Centro Escolar se minimizan cuando la información se comparte de manera apropiada y el interés de ayudar al estudiante es genuino.

NO QUIERE COMER. NIÑOS CON AUTISMO.

A veces nos fijamos solamente en cuestiones de sabores, texturas, colores y otros aspectos de los alimentos tomándolos como explicación para el rechazo de ciertos alimentos o la dieta restringida que tienen algunos niños con TEA.

Pero hay otras cuestiones que debemos verificar:

– Los estímulos sonoros o visuales del lugar en donde debe comer.

– La falta de seguimiento en ciertas rutinas relacionadas con la alimentación.

– Los olores del entorno, no de los alimentos.

– Los platos o cubiertos que usamos pueden provocar rechazo.

– El horario en el que se le ofrecen los alimentos.

– Las limitaciones que imponemos para permitir explorarlos en diferentes modalidades sensoriales: olerlos, tocarlos o probarlos.

– Etc.

CON LA ENSEÑANZA DE LA LECTURA: SIN PRISA POR FAVOR.

Sin prisa con la enseñanza de la Lectura, por favor.

Hacia el final del IV milenio antes de Cristo los sumerios comenzaron a escribir. Y si comenzaron a escribir, también comenzaron a leer.

Los sumerios fueron una civilización que habitó la región de Mesopotamia (Tierra entre Ríos).

El testimonio más antiguo escrito que se dispone es la Tabililla de Kish que se remonta hacia el año 3500 antes de Cristo. Esto quiere decir que si sumamos 3500 a los 2018 de nuestra era, podemos decir que llevamos, aproximadamente, 5500 años escribieron y leyendo.

Pero la escritura no se generalizó o casi se hizo universal (porque aún no es universal) hasta los últimos cincuenta años. Es decir que la humanidad lleva 5500 años leyendo y escribiendo pero era algo restringido a unos pocos, una buena parte de la humanidad lee y escribe desde hace 50 años o un poco más.

No nos hemos modificado genéticamente para leer y escribir.
No tenemos el cerebro preparado para leer y escribir. Es un proceso complejo que debe llevarse sin prisa para evitar errores que pueden implicar modificaciones neuroplásticas inapropiadas que luego resulte difícil modificar.
La prisa no tiene lugar en la instrucción de la lecto-escritura, al menos entre quienes se toman en serio su enseñanza.